Últimos consejos:

¿Cómo hacer una introducción?

Cuando nos sentamos a realizar un trabajo de investigación, llámese tesis, tesina o trabajo práctico según nos encontremos en la universidad, haciendo un doctorado o promediando el secundario, cada presentación que debamos hacer ante nuestros tutores o profesores deberá contener una introducción que explique y plantee un panorama del contenido general.

Así que básicamente eso es una introducción, una explicación de lo que se verá a continuación, como un avance de una película.

Sin embargo, no muchos saben cómo hacer una introducción, y a la mayoría recién les llega la hora de hacer una que sea decente cuando ya son grandes y están a punto de recibirse.

En el artículo anterior vimos cómo hacer una tesis de manera simple, sin complicaciones. Allí pudimos apreciar que teníamos 4 partes fundamentales que sin ellas no hay tesis que aguante una refutación: la introducción, el planteo de los problemas, el desarrollo y la conclusión. Si no tenemos al menos esto, olvidémonos de aprobar o recibirnos.

papeles de trabajo

Como bien dice el título de esta nota, veremos de qué manera armar una introducción y para ello iremos por partes.

¿Qué debe contener una introducción?

La introducción de cualquier trabajo de investigación deberá contener ciertos puntos claves como por ejemplo, la motivación de la realización del trabajo, el objetivo y los pasos a seguir.

En una buena introducción de una tesis, deberemos tener en claro cuáles serán los pasos que estaremos llevando a cabo durante la investigación porque allí debemos plasmarlos, para que el lector sepa cómo realizamos el trabajo. También es obligatorio que contenga un resumen de la estructura del trabajo, más que nada para no llevarnos sorpresas si hay un cambio brusco en los tópicos que se tratan dentro.

Por otra parte, si queremos hacer una buena introducción, nuestra recomendación es indicar un adelanto de lo que será todo el trabajo, sin incluir la conclusión indicando las 3 o 4 principales claves del argumento (como ocurre con el escrito detrás de los libros), sin entrar en mucho detalle.

¿Qué no debemos incluir en una introducción?

Está claro que si la introducción será una mera introducción no debe dar claves del desarrollo como decíamos en el párrafo anterior, así que lo mejor es obviar descripciones, conclusiones apresuradas, entre otras cosas que formarían parte de una explicación.

En la introducción se deben plantear dudas al lector para que lea el texto, pero en ningún momento esas dudas deben ser las que lo motivaron a usted a armar el desarrollo. Con esto queremos decir que, está mal visto y en realidad, no se debe poner el listado de hipótesis que acarrearon a su investigación a llevarse a cabo. Aunque muchos suelen deslizar sus propias dudas sutilmente en la introducción, cosa que no vemos mal si no se sobrecarga un texto iniciativo con parte de lo que es importante para más adelante.

Otro punto fundamental que no debe estar mencionado en la introducción es el tema de las fuentes. No hace falta referirse a ninguna ley, trabajos de investigación u otras vías de información, a menos que toda la tesis o trabajo refiera a dicha bibliografía.

¿Cuán larga debe ser una introducción?

Bien, aquí no hay medida justa ni relativa dado que cada uno expresa lo que quiere en la introducción. Lo que sí es cierto que, debe guardar una buena relación con el tamaño de la tesis en general, y particularmente con el desarrollo.

papeles

Demás está decir que una tesis que contiene 500 hojas no va a tener sólo 3 de introducción, como así tampoco un trabajo de investigación de 50 hojas no va a incluir unas 10 páginas de modo introductorio.

Aquí se aplica el criterio profesional (o en desarrollo) de cada uno. A modo de ejemplo, he visto tesis con 70 páginas de investigación que incluían unas 4 o 5 de introducción. No es mal promedio, pero tampoco es la verdad absoluta.

10 Pasos para hacer una buena introducción

Ahora para los más vagos que sólo quieren que le demos la receta mágica, aclaro que no la tenemos y que no es nuestro trabajo hacer el suyo, sino ayudarlos a no confundir las cosas. Para ellos, dejamos los 10 pasos apropiados para no perderse haciendo una introducción:

  1. Tener en claro el objetivo de la tesis o trabajo de investigación.
  2. Deberíamos, a esta altura, saber las motivaciones por las cuales estamos investigando.
  3. Conocer a fondo cuáles serán las dudas planteadas como problemas.
  4. Estar al tanto de la cantidad de información que se dispone.
  5. Estimar cuán larga podrá ser la tesis y qué partes anexas deberá incluir.
  6. Elegir su método de investigación y de análisis de resultados.
  7. Estructurar mentalmente o por escrito los temas del desarrollo del trabajo (tipo capítulos o secciones, a gusto de ustedes).
  8. Una vez estructurados ejemplo: “primero Investigación, segundo Anteriores propuestas, tercero Complicaciones actuales, etcétera”, debemos conocer de qué vamos a hablar dentro de cada uno de estos capítulos.
  9. Saber la historia sobre el tema que van a tratar y antecedentes.
  10. Armar la introducción con todos los datos anteriores.

Conclusión

Calculamos que con esta extensa explicación ya no deberían quedar muchas dudas de cómo armar una introducción.

Sin embargo, como estamos para ayudar y no para dejarlos con sus problemas dando vueltas, pueden consultarnos sobre más consejos sobre cómo hacer una buena introducción con un comentario dejándonos algunos datos sobre lo que están haciendo y nosotros intentaremos ayudarlos.

¿Alguna Consulta? Con gusto te ayudaremos...

Loading Facebook Comments ...

Deja un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Scroll To Top

Síguenos en Google+

Síguenos en Twitter

Suscríbete vía email

Suscríbite a nuestras actualizaciones vía email y recibe a diario los últimos consejos...