Últimos consejos:

¿Qué hacer ante emergencias oftalmológicas?

La presencia de cuerpos extraños en el ojo, las quemaduras oculares producidas en los ámbitos laborales o domésticos y las contusiones debidas a pelotazos, golpes o impactos de corchos de bebidas espumantes son las causas más frecuentes de consulta en los servicios de emergencias oftalmológicas.

En la mayoría de los casos, se trata de lesiones sin demasiada importancia, pero en otras ocasiones pueden provocar secuelas de gravedad e, incluso, la ceguera.

Presencia de cuerpos extraños

La presencia de cuerpos extraños en el ojo es una de las causas más frecuentes en las consultas oftalmológicas y suele deberse a partículas de polvo, pestañas, arena, etcétera.

La mayoría de estos cuerpos se desprende fácilmente, pero hay un porcentaje que permanece clavado en el globo ocular, generalmente en la córnea (la parte más externa del ojo) o en el interior del párpado superior, lo cual produce grandes molestias.

Estos pequeños cuerpos son perjudiciales, no solo por sus efectos irritantes, sino por el peligro de que raspen el ojo o de que se introduzcan en él. Si el cuerpo extraño permanece durante mucho tiempo, se corre el riesgo de que se produzca una úlcera de córnea.

Las manifestaciones más frecuentes que se presentan antes la presencia de un cuerpo extraño en el ojo son:

  • Sensación de tener una basura, que puede progresar a dolor ocular.
  • Enrojecimiento del ojo afectado.
  • Picazón.
  • Lagrimeo.
  • Dificultad para mantener el ojo abierto.

Cuerpos extraños superficiales

¿Qué no debemos hacer ante la presencia de cuerpos extraños superficiales?

  • No frotarse los ojos ante la presencia de un cuerpo extraño.

¿Qué sí debemos hacer ante la presencia de cuerpos extraños superficiales?

  • Lavarse las manos con agua y jabón.
  • Examinar el ojo en un lugar con buena iluminación. Para encontrar el cuerpo extraño, procurar que la persona mire hacia arriba y hacia abajo, de un lado a otro.
  • En el caso de que el cuerpo extraño no este incrustado, Retirarlo lavando el ojo con agua, inclinando la cabeza hacia atrás y separando los párpados.

Si el cuerpo extraño está localizado debajo del párpado inferior:

  • Pedirle a la persona que mire hacia arriba.
  • Mientras tanto, con el dedo pulgar deslizar hacia abajo el parpado con suavidad, localizar el cuerpo extraño y retirarlo con la punta de un pañuelo.

Si el cuerpo extraño está localizado debajo del párpado superior:

  • Pedirle a la persona que mire hacia abajo.
  • Con los dedos índice y pulgar, tomar las pestañas del párpado superior y llevarlas ligeramente hacia abajo. Con la otra mano, tomar un hisopo o algo similar, colocarlos sobre la parte media del párpado superior y volver el párpado hacia arriba sobre el hisopo.
  • Localizar el cuerpo extraño y retirarlo.

Es posible que la persona continúe experimentando una sensación de rasguño y otras molestias menores después de retirar las pestañas y otros objetos pequeños, pero esto desaparece en un día o dos.

Si continúa sintiendo molestias o teniendo visión borrosa, acudir a la asistencia médica.

Cuerpos extraños incrustados

¿Qué no debemos hacer ante la presencia de cuerpos extraños incrustados?

  • No frotarse el ojo.
  • No retirar el cuerpo extraño.
  • No aplicar colirios, ungüentos ni otras soluciones.

¿Qué sí debemos hacer ante la presencia de cuerpos extraños incrustados?

  • Lavarse las manos con agua y jabón.
  • Dejar el objeto en el mismo sitio, sin tratar de retirarlo, ni tocarlo, ni aplicar presión alguna.
  • Si el objeto es grande, colocar una taza o un cono de papel sobre el ojo lesionado y pegarlo con cinta. Cubrir el ojo ileso con gasa o un trozo de tela limpio.
  • Si el objeto es pequeño, cubrir el ojo con un trozo de tela limpio o gasa estéril. Vendar ambos ojos. (Cubrir a ambos ayudara a prevenir el movimiento ocular).
  • Trasladar a la persona al servicio de emergencias médicas.

Traumatismos oculares

traumatismos oculares

Los traumatismos oculares son lesiones que involucran, por un lado, a los párpados y los tejidos adyacentes al ojo y, por el otro, al globo ocular.

Los traumatismos pueden ser cerrados o abiertos.

Traumatismos oculares cerrados

Contusiones en el parpado y el tejido blando que rodea al ojo

Pueden originarse por el golpe directo (pelotazo, puñetazo, descorche de bebida espumante) o por un accidente de tránsito. La manifestación típica es el hematoma (Ojo morado u Ojo en compota), que puede estar o no acompañado por fractura de los huesos de la órbita ocular.

Lesiones en el segmento anterior del globo ocular

Hemorragia subconjuntival

Extravasación de sangre al espacio subonjuntival.

Uveítis

Inflamación de la úvea, formada por el iris, el cuerpo ciliar y la coroides.

Hifema

Sangre en suspensión en la cámara anterior del globo ocular

Iridodiálisis

Desgarro del iris en su inserción con el cuerpo ciliar.

Subluxación o luxación del cristalino

Rotura parcial o total de las fibras de la zónula, con desplazamiento parcial o total del cristalino

Catarata traumática

Opacificación del cristalino.

Lesiones en el segmento posterior del globo ocular

  • Hemorragias coroideas. Dan lugar a hematomas en forma de masas grises que pueden demorar meses en reabsorberse.
  • Desprendimiento de retina. El sector afectado se queda sin irrigación y se manifiesta con visión borrosa, que, en algunos casos, puede estar acompañada por la visión de cuerpos flotando, pro destellos luminosos e, incluso, por un manto negro que impide la visión normal. Si es en la zona central de la retina (la mácula) la que se ha desprendido, se produce una ceguera repentina.
  • Estallido del globo ocular. Ocurre en traumatismos de gran intensidad, sobre todo en aquellos producidos por objetos de menor diámetro que el reborde orbitario del ojo.

Traumatismos oculares abiertos

Heridas en el párpado

Son heridas cortantes o lacerantes que pueden producir el arrancamiento parcial o total del párpado, especialmente del superior.

Fracturas orbitarias

Los traumatismos producidos por objetos contundentes que superan el diámetro de la órbita ocular pueden ocasionar fracturas de las paredes orbitales.

Heridas no penetrantes en el globo ocular

  • Abrasión corneal. Se producen erosiones superficiales en la córnea, generalmente a causa de un cuerpo extraño
  • Laceración corneal. Se producen heridas de espesor parcial en la córnea.
  • Laceración conjuntival y escleral. Se producen heridas de espesor parcial en la conjuntiva y la esclerótica.

Heridas penetrantes en el globo ocular

Son producidas por un objeto puntiagudo y sin orificio de salida; son potencialmente graves.

Heridas perforantes en el globo ocular

Suceden cuando existen dos laceraciones en las paredes del globo ocular, producidas por el mismo objeto. Se trata de lesiones muy graves.

emergencias oftalmológicas

¿Qué no debemos hacer ante traumatismos oculares?

  • No Intentar abrir el ojo.
  • No Frotarse el ojo.
  • NO Aplicar ningún tipo de colirio.

¿Qué sí debemos hacer ante traumatismos oculares?

  • Aplicar compresas de agua fría o hielo
  • Tapar los dos ojos para prevenir lesiones mas graves
  • Trasladar a la persona afectada a un servicio de emergencias médicas

Glaucoma agudo o de ángulo cerrado

Es una enfermedad ocular caracterizada por el aumento de la presión intraocular a causa de la alteración entre el mecanismo de producción y el de evacuación del humor acuoso.

Los síntomas son visión de halos de colores en las luces, dilatación pupilar, dolor ocular súbito e intenso y pérdida de la visión parcial o total (ceguera).

Oclusión de la arteria central de la retina

Cuando esta arteria se ocluye, la retina se queda sin oxígeno y se produce una perdida de la visión completa, unilateral e indolora.

Las causas más frecuentes son el colesterol alto, arritmias, trastornos en la coagulación o traumatismos previos. Suele manifestarse con la pérdida transitoria de la visión en días anteriores.

Quemaduras oculares

Son varias las causas que pueden producir quemaduras oculares.

Quemaduras químicas

Por álcalis

El amoníaco, el hidróxido de magnesio y el hidróxido de potasio, entre otras sustancias, pueden lesionar el globo ocular. Su efecto toxico progresivo puede llegar a formar una ulcera y a perforar el tejido, si la exposición es prolongada.

Las principales manifestaciones sin irritación del ojo, disminución de la agudeza visual, lagrimeo y dolor.

Por ácidos

Los ácidos producen lesiones, única y exclusivamente, en el área de contacto. Estos accidentes son causados por decolorantes, disolventes industriales, agentes refrigerantes, conservantes alimentarios y el ácido sulfúrico de las baterías.

Por solventes orgánicos

No suelen penetrar en profundidad. Producen lesiones epiteliales.

¿Qué no debemos hacer ante quemaduras oculares?

  • No Utilizar sustancias neutralizadoras durante el lavado
  • No Aplicar ningún tipo de colirio.

¿Qué sí debemos hacer ante quemaduras oculares?

  • Mantener el ojo abierto y enjuagarlo con abundante agua o solución fisiológica.
  • Si la persona usa lentes de contacto y estos no se desprendieron con el agua, retirarlos, siempre y cuando no estén adheridos a alguna parte del ojo.
  • Trasladar a la persona a un servicio de emergencias médicas, lo antes posible.

Quemaduras térmicas

El calor puede lesionar el ojo de forma directa o indirecta. El párpado y la córnea son los mas afectados

Quemaduras por irradiación

Integran esta clasificación los rayos ultravioletas (exposición directa a un foco de soldadura), los rayos infrarrojos y la radiación ionizante (tratamientos con radioterapia).

¿Alguna Consulta? Con gusto te ayudaremos...

Deja un comentario

Loading Facebook Comments ...
Scroll To Top

Síguenos en Google+

Síguenos en Twitter

Suscríbete vía email

Suscríbite a nuestras actualizaciones vía email y recibe a diario los últimos consejos...