Últimos consejos:

¿Qué hacer ante la Hiperglucemia o Hipoglucemia?

La diabetes es una afección crónica que se produce a partir de la pérdida de capacidad de producir suficiente insulina o de utilizarla con eficacia por parte del organismo. A consecuencia de ello, la persona afectada con diabetes no absorbe la glucosa adecuadamente, y esto genera que la glucosa quede circulando en la sangre (hiperglucemia) y dañando los tejidos con el paso del tiempo.

Existen tres tipos principales de diabetes:

  • Diabetes tipo 1
  • Diabetes tipo 2
  • Diabetes Mellitus Gestacional (DMG)

A continuación explicaremos un poco de cada una para tener noción de donde nos encontramos parados.

La diabetes tipo 1 se genera por una reacción autoinmune, donde el sistema de defensas ataca las células productoras de insulina del páncreas. A consecuencia, vemos que el organismo deja de producir la insulina que necesita.

Por su parte, en la diabetes tipo 2 el organismo puede producir insulina pero, o bien no es suficiente, o el organismo no responde a sus efectos, provocando una acumulación de glucosa en la sangre.

Finalmente, la diabetes mellitus gestacional (DMG) aparece en las mujeres embarazadas cuando se le diagnostica diabetes por primera vez durante el embarazo. Cuando una mujer desarrolla diabetes durante el embarazo, suele presentarse en una etapa avanzada y surge debido a que el organismo no puede producir ni utilizar la suficiente insulina necesaria para la gestación.

Tras esta breve explicación, existen dos crisis diabéticas importantes a tratar: la hipoglucemia o hiperglucemia.

¿Qué es la Hipoglucemia?

hipoglucemia hiperglucemia

La hipoglucemia se produce cuando la glucemia se encuentra por debajo de los 50mg/dl y es la más grave de las complicaciones agudas de la diabetes.

En este caso, los síntomas progresan desde manifestaciones leves como dolor de cabeza, ansiedad, nerviosismo, debilidad, hambre intensa, mareo, temblores, sudoración fría, palpitaciones, hasta otros más severos como debilidad muscular, dificultad para hablar, visión borrosa, confusión, somnolencia y perdida de la conciencia.

Otras posibles señales de hipoglucemia diabética son sudoración excesiva, pesadillas, irritabilidad, sensación de cansancio y confusión al despertar.

Las causas mas frecuentes de hipoglucemia en una persona diabéticas se relacionan con las siguientes circunstancias:

  • La persona está recibiendo una dosis excesiva de insulina o de hipoglucemiantes orales.
  • Ha pasado mucho tiempo sin comer o no se está alimentando correctamente.
  • Ha vomitado intensamente.
  • Ha realizado actividades físicas vigorosas o poco habituales sin haber disminuido la dosis de insulina o sin haber ingerido hidratos de carbono previamente.
  • Ha consumido cantidades excesivas de alcohol.
  • Sufre alguna otra patología como insuficiencia cardíaca o renal (en personas ancianas, los tiempos de acción de los hipoglucemiantes se prolongan).

¿Qué no hay que hacer ante un caso de Hipoglucemia?

  • No trasladar a la víctima, ni permitirle que se desplace.
  • No suministrarle ningún medicamento

¿Qué hacer ante un caso de Hipoglucemia?

  • Activar el sistema de emergencias medicas

Si la persona está consciente:

  • Ofrecerle alguna bebida dulce, caramelos duros, un poco de azúcar o de miel.

Si la persona está inconsciente pero respira:

  • Ubicarla en posición lateral de seguridad

Si la persona esta inconsciente y no respira:

  • Iniciar la RCP.

¿Qué es la Hiperglucemia?

Ocurre cuando la glucemia se encuentra por encima de los 125mg/dl. La glucemia elevada puede desencadenar una cetoacidosis diabética o un estado hiperosmolar no cetósico, que constituyen las complicaciones agudas mas frecuentes por hiperglucemia:

Cetoacidosis diabética

Se trata de la acidificación de la sangre (acidosis metabólica) desencadenada por una deficiencia en los niveles de insulina que el organismo necesita para movilizar la glucosa hacia la sangre.

El hígado comienza a utilizar otras fuentes de energía, como los lípidos; pero estos, además de glucosa, liberan unas moléculas denominadas cetoácidos que, al acumularse en la sangre y en la orina, se vuelven tóxicas.

Ocurre especialmente en la diabetes del Tipo 1 y las causas más frecuentes suelen estar relacionadas con la ausencia de un tratamiento con insulinoterapia o subdosificación, con alguna infección, estrés físico intenso, una lesión o una cirugía.

Los síntomas de la acidosis (exceso de ácidos en los tejidos y en la sangre) metabólica son vómitos, dolor abdominal y, en el caso extremo desencadena la cetoacidosis diabética, que conduce a la hipotensión arterial, que deriva en estado de coma y, finalmente, en la muerte.

La cetoacidosis siempre va acompañada de deshidratación, lo cual, a su vez, eleva la glucemia (durante un episodio, es común que ésta supere los 400md/dl). También aparece glucosuria (glucosa en la orina), que en general surge cuando se supera el umbral renal, de 160mg/dl.

Con la orina no sólo se pierde glucosa, sino agua, sodio y potasio (electrolitos), minerales que desempeñan un papel crucial en el funcionamiento de las células. Los vómitos producidos por la acidez de la sangre también contribuyen a la pedida de líquidos.

diabetes

Las señales de desarrollo de cetoaciddosis diabética pueden aparecen en pocas horas y son las siguientes:

  • Aumento de la producción de origina (diuresis)
  • Sed intensa.
  • Piel fría.
  • Sequedad de la piel y la boca.
  • Coloración rojiza de la piel (rubefacción).
  • Aliento cetónico (con aroma frutal).
  • Respiración lenta y profunda.

Estado hiperosmolar no cetósico

En este caso, el paciente no presenta una cetoacidosis importante. El cuadro se caracteriza por niveles de glucemia muy elevados (entre 600 y 100 mg/dl), hiperosmolaridad sérica (aumento de la concentración total de sustancias en el suero), y un aumento en la cantidad de orina debido a la intensa glucosuria.

La deshidratación es severa y no puede prevenirse con la ingesta de líquido. El estado de conciencia puede verse alterado (desde la confusión hasta el coma).

Este cuadro suele afectar a pacientes con diabetes del Tipo 2 a raíz de algún factor desencadenante como infecciones, infarto agudo de miocardio, traumatismos, problemas crónicos, demencias, tratamientos farmacológicos con corticoides o enfermedades que provoquen fiebre, diarrea y vómitos.

Se debe tener en cuenta que en personas ancianas, incluso, la percepción de la sed es muy reducida.

Las señales de aviso mas relevantes son:

  • Lengua y boca secas.
  • Sed extrema (aunque este síntoma puede desaparecer gradualmente).
  • Piel caliente y seca, sin transpiración.
  • Ojos hundidos.
  • Pulso acelerado.
  • Respiración rápida.
  • Micciones frecuentes.
  • Fiebre alta (por encima de los 38° C).
  • Somnolencia.
  • Confusión
  • Perdida de la visión.
  • Alucinaciones visuales o auditivas.
  • Debilidad en ambos de los lados del cuerpo.

¿Qué no debemos hacer ante un caso de Hiperglucemia?

  • No obligar a la victima a ingerir líquidos, sobre todo si tiene algún grado de desorientación o disminución de la conciencia o si se resiste a ser ayudada.

¿Qué se debe hacer si estamos frente a un caso de Hiperglucemia?

  • Activar el sistema de emergencias médicas
  • Si la persona parece deshidratada y esta consciente, ofrecerle líquidos.

¿Alguna Consulta? Con gusto te ayudaremos...

Deja un comentario

Loading Facebook Comments ...
Scroll To Top

Síguenos en Google+

Síguenos en Twitter

Suscríbete vía email

Suscríbite a nuestras actualizaciones vía email y recibe a diario los últimos consejos...