Últimos consejos:

¿Qué hacer ante un atragantamiento?

El atragantamiento es uno de los tipos de asfixia mecánica por sofocación, con características que lo distinguen de otras clases de asfixia (por inmersión, por estrangulación y por ahorcamiento).

En este artículo encontrará toda la información acerca de cómo actuar en caso de experimentar o presenciar un atragantamiento. También podrá conocer las medidas recomendadas para auxiliar a niños o lactantes que se encuentren en esa situación.

¿Qué son las asfixias mecánicas?

Se trata de alteraciones en la función respiratoria provocadas por un impedimento mecánico, generalmente repentino, que evita la penetración del aire en las vías aéreas. Las asfixias mecánicas pueden producirse por inmersión, por estrangulación, por ahorcamiento o por sofocación.

Los casos más frecuentes de sofocación comprenden:

  1. Oclusión de las vías respiratorias o atragantamiento (por un cuerpo extraño ubicado en el interior de los conductos del sistema respiratorio).
  2. Oclusión de los orificios respiratorios (por un obstáculo situado en el exterior). Un ejemplo típico es cuando los niños pequeños se cubren la cabeza con bolsas de plástico.

La compresión tóraco-abdominal o aplastamiento, el encierro y la sepultura también se consideran casos de sofocación.

atragantamiento

Oclusión de las vías respiratorias por cuerpos extraños

La obstrucción de las vías aéreas (que consiste en la entrada, generalmente, de un cuerpo extraño en las vías respiratorias) impide que el aire, y por lo tanto el oxígeno, llegue a los pulmones. En consecuencia, la falta de oxigenación de las células cerebrales provoca la pérdida de la conciencia. Si la situación no se resuelve dentro de un tiempo prudencial, puede verse comprometida la vida de la persona.

Este tipo de incidentes es más frecuente en lactantes y niños pequeños, quienes suelen llevarse a la boca toda clase de objetos: chupetes, juguetes, pilas, comida, botones y otros.

En los adultos, la mayoría de las veces estas obstrucciones son provocadas por la ingesta de alimentos, aunque existen otros objetos que pueden ocasionarlas (por ejemplo, prótesis dentales).

Según su gravedad, las obstrucciones se clasifican en incompletas y completas.

Obstrucciones incompletas

Ocurren cuando la presencia del cuerpo extraño en la vía aérea dificulta el intercambio del aire entre los pulmones y el exterior, aunque se mantiene un mínimo paso de aire.

En estos casos, la víctima suele mostrarse agitada, con una tos enérgica y continua, e incluso puede llegar a producir un ruido similar a un estertor (respiración estertorosa). No obstante, el estado de conciencia de la persona no se ve alterado.

¿Qué no debemos hacer ante obstrucciones incompletas?

En cualquier situación como las que se han indicado debemos tener en cuenta:

  • No auxiliar a una persona que esté tosiendo y pueda hablar.
  • No golpear en la espalda a la víctima, ya que esto podría provocar que el cuerpo extraño penetre más profundamente en las vías respiratorias y dé lugar a una obstrucción completa.
  • No colocar los dedos en la garganta de la persona atragantada, ya que esta maniobra podría introducir aún más profundamente el objeto.
¿Qué debemos hacer ante obstrucciones incompletas?

En el caso de que la persona esté tosiendo, hay que dejarla. Normalmente la tos provoca la expulsión del cuerpo extraño.

Trasladar a la víctima a un centro médico si la situación así lo requiere.

Obstrucciones completas

Suceden cuando las vías respiratorias están completamente obstruidas por un cuerpo extraño, que impide que salga el aire de los pulmones; por esto, la persona no puede toser, hablar, ni respirar.

La víctima de una obstrucción completa suele hacer un gesto reflejo muy característico, que consiste en llevarse las manos a la garganta. Además, no puede hablar -por lo que realiza muchos ademanes para intentar comunicarse-, se la ve muy agitada y su cara va poniéndose de un color azulado, debido a la falta de oxígeno. Aunque en un principio el estado de conciencia no se ve afectado, si no se restablece la respiración en lo inmediato, la víctima terminará por desplomarse en el suelo inconsciente.

Es por eso que, ante una obstrucción completa -caracterizada por la falta de intercambio de aire entre los pulmones y el exterior- debe actuarse lo más rápidamente posible.

asfixia atragantamiento

¿Qué debemos hacer ante una obstrucción completa?

Si la persona no expulsa por sí misma el objeto que obstruye sus vías respiratorias, debemos realizar la maniobra de Heimlich. Esta consiste en aplicar compresiones en el nivel de la “boca del estómago”. El objetivo es desplazar el diafragma hacia arriba, para generar un aumento de la presión en el tórax, liberando así, forzosamente, el aire de los pulmones y, con este, el cuerpo extraño atragantado.

Lo invitamos a ver el artículo completo para ver cómo hacer una maniobra de Heimlich en diferentes ocasiones.

Oclusión de los orificios respiratorios

Se produce cuando algún objeto o persona se interpone entre el aire y los orificios respiratorios. Las tres situaciones más frecuentes se presentan con bebés y niños.

Sofocación por superficies blandas

Ocurre cuando se coloca al niño boca abajo sobre una almohada, un almohadón o un colchón demasiado blando, donde se hunde. La mayoría de estos casos afecta a los bebés -desde que nacen hasta los 6 meses de edad-, quienes corren mayores riesgos de sofocarse por no tener la fuerza necesaria para levantar la cabeza o voltear la cara.

¿Qué no debemos hacer?
  • No debemos acostar al bebé boca abajo.
  • No arroparlo con colchas o frazadas que puedan taparle la cara.
  • No disponer cerca de la cabeza del bebé objetos blandos (almohadas o almohadones) o juguetes rellenos.
¿Qué sí debemos hacer?

En cualquier caso, lo que hay que hacer para evitar este tipo de sofocación es colocar al bebé de espaldas en una cuna, sobre un colchón firme.

Sofocación por descuido materno

Este caso sucede cuando la madre se queda dormida encima del bebé mientras lo amamanta.

En cualquier caso, lo que se debe hacer es acostar al bebé en una cuna, preferentemente al lado de la cama materna.

Sofocación por bolsas de plástico o globos

Es usual que los niños pequeños jueguen a taparse la cara con bolsas de plástico o usarlas como máscaras. Asimismo, puede ocurrir que un bebé gatee hacia el interior de una bolsa.

Lo que no debemos hacer es lo siguiente:

  • No dejar bolsas de plástico al alcance de los niños o bebés.
  • No permitirles a los niños pequeños que jueguen con globos.

¿Cómo evitar atragantamientos en los niños?

A continuación veremos consejos sobre qué hacer y qué no hacer para evitar atragantamientos en los niños.

¿Qué no debemos hacer para evitar atragantamientos en niños?

  • No permitir que el niño ingiera bocados muy grandes ni que coma estando acostado.
  • No darles frutos secos a los niños pequeños.
  • No permitir que el niño hable, corra o se ría mientras come.
  • No dejar a su alcance juguetes con piezas rotas.
  • No asustar nunca a un niño cuando tenga un objeto pequeño en su boca, ya que esto podría provocar una inspiración forzada.

¿Qué sí debemos hacer para evitar atragantamientos en niños?

  • Cortar la comida en trozos pequeños, a fin de que el niño pueda ingerirla sin inconvenientes.
  • Vigilar al niño mientras come salchichas o caramelos y cuando masca chicles, ya que podría atragantarse fácilmente.
  • Comprar juguetes adecuados para la edad del niño.
  • Recoger todos los juguetes u objetos de tamaño pequeño, a fin de evitar que el niño se los lleve a la boca.
  • Mantener fuera del alcance de los niños las pilas, ya que podrían provocarles una asfixia o, en caso de tragarlas, quemaduras e intoxicaciones debidas a su contenido.

¿Alguna Consulta? Con gusto te ayudaremos...

Deja un comentario

Loading Facebook Comments ...
Scroll To Top

Síguenos en Google+

Síguenos en Twitter

Suscríbete vía email

Suscríbite a nuestras actualizaciones vía email y recibe a diario los últimos consejos...