Últimos consejos:

¿Qué hacer ante un paro cardiorrespiratorio en niños?

Las principales manifestaciones del paro cardiorrespiratorio son la ausencia de pulso y respiración, la pérdida del conocimiento, el aspecto pálido de la piel (a veces de color morado, especialmente en los labios y las uñas) y la dilatación de las pupilas.

A continuación veremos cuáles son las acciones recomendadas para auxiliar a un niño o lactante, víctima de un paro cardiorrespiratorio. Con el fin de una explicación más didáctica, explicaremos de forma separada las técnicas de respiración artificial y la de compresión torácica.

¿Qué no debemos hacer ante un paro cardiorrespiratorio?

En primer lugar, no se debe efectuar ninguna tarea sin el conocimiento adecuado de la técnica, sobre todo se debe evitar dar respiración artificial.

Tampoco es recomendable practicar respiración artificial o compresiones torácicas a un niño, si este respira normalmente, tose o se mueve.

¿Qué debemos hacer ante un paro cardiorrespiratorio?

paro cardiorrespiratorio

A continuación veremos diferentes acciones a seguir, pero en primer lugar tenern en claro:

  • Asegurar la escena
  • Verificar el estado de conciencia del niño o lactante. Si parece inconsciente, hablarle para que reaccione, si no responde, intentar estimularlo tocándolo o pellizcándolo suavemente.

Si el niño responde

  • Preguntarle qué ha ocurrido
  • Mantenerlo en la misma posición en la que se encuentra
  • Evaluar si presenta señales de hemorragias graves o shock
  • Realizar la exploración secundaria
  • Controlar permanentemente el estado de conciencia
  • Activar el sistema de emergencias médicas

Si el niño o lactante no responde

  • Activar el sistema de emergencias médicas
  • Comprobar si respira, evaluando el tórax, el abdomen de la víctima, y observando si estos se expanden

Si el niño o lactante respira

  • Colocarlo en la posición lateral de seguridad

Si el niño o lactante respira de forma extraña, no respira en absoluto  o existen dudas al respecto

  • Iniciar la reanimación cardiopulmonar (RCP)

Puntos a tener en cuenta

Es fundamental cuando se efectúan estas tareas tener presente lo siguiente:

  • Usar siempre guantes descartables
  • Continuar realizando el RCP hasta la llegada del servicio de emergencias médicas, salvo que el niño recupere repentinamente la conciencia o comience a respirar con normalidad
  • En el caso de que la escena se torne insegura, interrumpir las maniobras de reanimación
  • Si el auxiliador se encontrase demasiado cansado para seguir, pedirle a otro reanimador que continúe con las maniobras. Si no hubiera ninguna otra persona,, realizar las maniobras durante dos minutos e, inmediatamente luego, activar el sistema de emergencias.

¿Cómo hacer una reanimación cardiopulmonar?

paro cardiaco

Existen diferentes técnicas a la hora de efectuar la reanimación cardiopulmonar, en primer lugar veremos la compresión torácica para luego continuar con la respiración artificial

¿Cómo realizar compresiones torácicas?

Si se aplica una fuerza sobre el pecho, el corazón (situado en el centro del tórax, entre el esternón y la columna vertebral) se contrae y expulsa la sangre que contiene. Al retirar esa fuerza, se expande, llenándose otra vez de sangre. Con esto se logra un mínimo de flujo sanguíneo que permite la oxigenación de los órganos vitales (cerebro, pulmones, riñones y el propio corazón).

¿Qué debemos hacer en una compresión torácica?

En niños (de hasta 12 años)
  • Ubicarlo boca arriba (en caso de que ésta no fuera su posición original), sobre una superficie lisa y dura, con los brazos extendidos a ambos lados del cuerpo
  • Arrodillarse a su lado, a la altura de los hombros
  • Apoyar el talón de una mano en el centro del pecho del niño
  • Colocar la otra mano en su cabeza, manteniéndola hacia atrás
  • Comprimir el esternón de forma perpendicular, deprimiendo el tórax aproximadamente un tercio de su profundidad. Debe lograrse una frecuencia de cien compresiones por minuto, cuidando que la duración de la compresión sea equivalente a la de la relajación.

La descompresión es tan importante como la compresión, ya que el corazón debe volver a llenarse de sangre luego de que se vacía.

En lactantes (de cero a un año)
  • Ubicarlo en la posición de reanimación: boca arriba sobre una superficie lisa y dura
  • Situarse a su lado, a la altura de los hombros
  • Colocar dos dedos de una mano (preferentemente el anular y el mayor) sobre el esternón del bebé
  • Sujetar su cabeza con la otra mano, manteniéndola levemente hacia atrás
  • Comprimir el esternón de forma perpendicular, deprimiendo el tórax aproximadamente un tercio de su profundidad

¿Cómo realizar la respiración artificial?

Se trata de una serie de técnicas de oxigenación destinadas a asistir a una persona que ha dejado de respirar o presenta dificultades para hacerlo por sí misma. Las maniobras correspondientes deben ser realizadas por personal entrenado, provisto del equipamiento adecuada.

En el caso de que el auxiliador no posea el entrenamiento o las herramientas necesarias, deberá limitarse a comprimir el tórax de la persona de forma ininterrumpida (es decir, realizar el RCP “solo con las manos”).

Si la víctima fuera un bebé o un niño de hasta 12 años, la respiración artificial es de vital importancia.

Respiración artificial en niños (de hasta 12 años)

Técnica de boca a boca (con escudo facial)

Esta técnica básica es la recomendada luego de haber practicado las maniobras de compresión torácica. Para su realización, es preciso que el auxiliador cuente con un escudo facial, que deberá colocárselo a la víctima. Su utilización simplificará las maniobras, permitiendo que el aire entre al mismo tiempo por la boca y la nariz.

¿Cómo realizar la respiración artificial boca a boca en niños?
  1. Disponer la cabeza del niño hacia atrás, colocando una mano en la frente y dos dedos de la otra mano en el mentón. De este modo, se logra la apertura de la vía aérea, cuidando que la lengua de la persona no obstruya el paso del aire. Esta maniobra debe realizarse con extremo cuidado, evitando efectuar movimientos bruscos de la cabeza y el cuello de la persona.
  2. Comprimir la nariz (en su parte blanda) con los dedos índice y pulgar de la mano que sujeta la frente.
  3. Acomodar los labios alrededor de los del niño e insuflar aire en su boca (durante un segundo, aproximadamente) de manera constante y suave, procurando que su pecho se eleve. En el caso de utilizar el escudo facial, la técnica es la misma; es importante presionar con ambas manos sobre los bordes de la mascarilla, así como verificar que la cabeza de la persona se mantenga inclinada hacia atrás.
  4. Procurando que la cabeza continúe inclinada, retirar la boca de la del niño y, la mismo tiempo, soltar la nariz (el tórax debería descender).
  5. Repetir los pasos 3 y 4.
  6. Realizar treinta compresiones torácicas, seguidas de dos nuevas respiraciones.
Técnica boca a nariz

Es la técnica indicada cuando el niño presenta una herida grave en la boca o en los casos de intoxicación, ya que en estas situaciones no es posible ni recomendable que el auxiliador apoye los labios sobre los del niño.

¿Cómo realizar la respiración artificial boca a nariz en niños?
  1. Disponer la cabeza del niño hacia atrás, colocando una mano en la frente y dos dedos de la otra mano en el mentón.
  2. Procurando mantener cerrada la boca del niño, insuflar aire en su nariz y observar la reacción de su tórax (que debería elevarse), a fin de corroborar la entrada del aire.
  3. Apartarse de la persona para que salga el aire insuflado.
  4. Repetir los pasos 2 y 3.
  5. Realizar treinta compresiones torácicas, seguidas de dos nuevas respiraciones.

Respiración artificial en lactantes (de cero a un año)

En el caso de los lactantes, la técnica recomendada es la de “boca a boca-nariz”. Dado que la frecuencia respiratoria de un bebé es superior a la de un niño y a la de un adulto, debe tenerse en cuenta que la cantidad de aire insuflado debe ser menor.

¿Cómo realizar la respiración artificial boca a boca-nariz en lactantes?
  1. Realizar una pequeña extensión cervical cuidando de no hiperextender el cuello, a fin de evitar la compresión de la tráquea (pues se corre el riesgo de cerrar accidentalmente la vía aérea en lugar de abrirla).
  2. Llenar las propias mejillas de aire
  3. Acomodar los labios cubriendo la boca y la nariz del bebé, de manera que ambas partes queden selladas.
  4. Insuflar aire en su boca-nariz, durante un segundo y observar la reacción del tórax (debería elevarse).
  5. Repetir los pasos 2, 3 y 4.
  6. Realizar treinta compresiones torácicas, seguidas de dos nuevas respiraciones.

¿Cómo hacer compresiones torácicas y respiración artificial combinadas?

Para poder efectuar ambas técnicas a la vez se debe tener presente:

  1. Asegurar la escena.
  2. Verificar el estado de conciencia del niño o lactante.
  3. Activar el sistema de emergencias médicas.
  4. Si el niño o lactante no respira, jadea o bloquea, iniciar la RCP.
  5. Realizar treinta compresiones en el pecho.
  6. Efectuar la apertura de la vía aérea.
  7. Realizar dos respiraciones de rescate.
  8. Repetir los pasos 5, 6 y 7.

¿Qué complicaciones pueden surgir ante las compresiones torácicas?

  1. Por una posición incorrecta de la mano: fractura de costillas o esternón, lesiones en los órganos internos o hematomas.
  2. Por una descompresión incompleta: si el corazón no vuelve a llenarse de sangre, no puede transportar el oxígeno al resto del cuerpo durante la siguiente compresión.

¿Qué complicaciones pueden surgir ante la respiración artificial?

  1. Aire en el estómago: cuando la cantidad de aire insuflado es muy grande, o si la vía aérea no está correctamente abierta, puede producirse una distensión gástrica y generarse vómitos, que llevarán contenido gástrico a los pulmones, dificultando la ventilación y, con ella, el proceso de reanimación.
  2. Hiperventilación del reanimador: se trata del agotamiento del auxiliador provocado por la mala oxigenación, a raíz de una respiración forzada durante la práctica del soporte vital. La insuflación de aire debe realizarse sin esfuerzo, de forma natural.
  3. Mala apertura de las vías respiratorias: se debe a una posición errónea del cuello de la víctima, que impide una correcta apertura de las vías respiratorias, con la consecuente sensación de obstrucción.
  4. Cuerpos extraños no detectados: si al iniciar las insuflaciones pareciera que el aire no entra en los pulmones, es preciso volver a revisar la cavidad bucal a fin de verificar la presencia de cuerpos extraños que no hayan sido detectados con anterioridad.
  5. Nariz mal tapada: este descuido puede determinar fugas del aire insuflado y provocar que no entre a los pulmones en cantidades suficientes, lo cual dificulta los movimientos torácicos y fatiga rápidamente el reanimador.
  6. Fuga entre bocas: del mismo modo, sellar de manera incorrecta la propia boca con la del niño o con el conjunto boca-nariz del lactante provocará fugas de aire.

Medidas preventivas para evitar el paro cardiorrespiratorio en niños y bebés

Son múltiples las situaciones que pueden provocar un paro cardiorrespiratorio en niños y lactantes: intoxicaciones, una descarga eléctrica, traumatismo de cráneo, ahogamiento, asfixia, entre otras. Las sugerencias siguientes ayudarán a prevenirlo.

¿Qué no debemos hacer para evitar un paro cardiorrespiratorio?

  • No permitir que los niños lleven a la boca elementos que puedan tragar fácilmente.
  • No dejarlos jugar con objetos pequeños.
  • No autorizarlos a jugar mientras comen.
  • No darles alimentos con cáscaras o huesos.
  • No permitir que se duerman mientras estén comiendo caramelos o chicles.
  • No autorizarlos a jugar en las cercanías de piscinas, ríos o lagos.
  • No olvidar bolsas de plástico al alcance de los niños.
  • No taparles la cara con mantas pesadas y dejarlas fuera de su alcance.
  • No dejar nunca al bebé solo en una superficie de la que pueda caer.

¿Qué sí debemos hacer para evitar un paro cardiorrespiratorio?

  • Seleccionar los juguetes que sean apropiados para la edad de cada niño, comprobar siempre que no tengan piezas sueltas.
  • Sentarse junto a los bebés mientras comen.
  • Insistirle a los niños que mastiquen bien la comida antes de tragarla.
  • Respetar las instruccione de uso de las sillas para niños pequeños que van en los automóviles.
  • Enseñarles a nadar
  • Mantener cualquier producto de limpieza fuera del alcance de los niños.
  • Preservar los medicamentos fuera del alcance de los niños

¿Alguna Consulta? Con gusto te ayudaremos...

Deja un comentario

Loading Facebook Comments ...
Scroll To Top

Síguenos en Google+

Síguenos en Twitter

Suscríbete vía email

Suscríbite a nuestras actualizaciones vía email y recibe a diario los últimos consejos...